miércoles, 17 de diciembre de 2014

PARA LA SALVACIÓN DE TODOS Y TODAS


“El Evangelio de Hoy”: Mt 1,1-17
 
Lectura del santo evangelio según san Mateo:
 

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.

David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós, Amós a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.

Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.

Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce. Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Hoy estamos iniciando la novena de Navidad, los aguinaldos  y posadas navideñas con las que nos alegramos en comunidad y celebramos la inminente venida del Salvador. Litúrgicamente, hoy comienzan a leerse en la celebración eucarística los evangelios de la infancia, entrelazando las narraciones de Mateo y de Lucas. Hoy corresponde la genealogía de Jesús según Mateo. Posiblemente al escuchar textos como este no se ilumine ningún espacio espiritual de nuestra vida pues se trata de nombres “raros” que no nos dicen mucho.

 

Mateo organiza un listado de personajes en tres secciones de catorce generaciones cada una. En el Antiguo Testamento el género “listas”, del que forman parte las genealogías, es muy normal para concatenar los relatos de la historia de salvación o para probar la descendencia (real) de una persona. Sin embargo, Mateo coloca en esta genealogía a reyes, profetas, prostitutas, militares, gente santa y no tan santa. Con ello Mateo quiere indicar de una forma didáctica que el evangelio de Jesús es de carácter universal, que está destinado a todos los seres humanos de todos los tiempos, y que la salvación es para todos sin ningún tipo de distinción. Es la universalidad y la integridad del mensaje liberador de Jesús.

 

Todos los seres humanos tenemos nuestra historia. Venimos de unos familiares concretos y seguimos la cadena de manera ininterrumpida como parte de la Creación de Dios. Así, todos los seres humanos nos sentimos incluidos en la propuesta del Reino de Dios. Todos somos invitados de manera especial a participar en este acontecimiento salvífico. La Encarnación del Hijo de Dios es para nosotros un privilegio y un llamado a vivir con los pies bien sobre la tierra amando nuestra historia y nuestra realidad y buscando transformarla de acuerdo con el mensaje de Jesús.

martes, 16 de diciembre de 2014

HACER LA VOLUNTAD DE DIOS

“El Evangelio de Hoy”: Mt 21,28-32

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: "¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña." Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor." Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?" Contestaron: "El primero."
Jesús les dijo: "Les aseguro que los publicanos y las prostitutas les llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a ustedes enseñándoles el camino de la justicia, y no le creyeron; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, ustedes no recapacitaron ni le creyeron."
Palabra del Señor.


REFLEXIÓN


Esta parábola es simple y cuestionadora. No ofrece razones que expliquen los comportamientos, solo les describe. Jesús nos muestra el camino para aceptar la voluntad de Dios en nuestras vidas. El seguimiento de Jesús se juega en la práctica, ella decide el destino ante Dios. El hacer prima sobre el decir. La pregunta de Jesús es clara y exige de nosotros un discernimiento: ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del Padre? No basta con responder que el primero. Tenemos que sentirnos interpelados: ¿Con cuál de los dos nos sentimos nosotros identificados? Estamos habituados a los discursos bonitos aunque sean poco significativos o contengan muy poca sustancia. Juzgamos las promesas por los resultados efectivos o concretos. Son los actos quienes juzgan seriamente nuestras intenciones. Son las acciones quienes dan peso a las palabras. Una persona creíble es aquella capaz de cumplir su palabra. Si nuestras palabras no concuerdan con nuestras prácticas tendríamos que dejar de hablar. Lo grande del primero de los hijos es haber recapacitado y cambiar de actitud. A eso estamos llamados, a la conversión, al cambio, a la reflexión que nos haga tomar conciencia y finalmente vivir coherentemente nuestra fe. Esto es lo que nos hace nacer de nuevo. Las palabras se pueden borrar con los actos. Dijo no quiero ir, pero lo que queda es el hecho de que final y humildemente fue.

lunes, 15 de diciembre de 2014

¿CON QUÉ AUTORIDAD ACTUAMOS?


“Evangelio de Hoy”: Mt 21,23-27

Lectura del santo evangelio según San Mateo

En aquel tiempo, Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo para preguntarle: "¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?" Jesús les replicó: "Les voy a hacer yo también una pregunta; si me la contestan, les diré yo también con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres?" Ellos se pusieron a deliberar: "Si decimos "del cielo", nos dirá: "¿Por qué no le han creído?" Si le decimos "de los hombres", tememos a la gente; porque todos tienen a Juan por profeta." Y respondieron a Jesús: "No sabemos." Él, por su parte, les dijo: "Pues tampoco yo les digo con qué autoridad hago esto." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

El diálogo de Jesús con los sumos sacerdotes pone en evidencia su falta de sinceridad, de seriedad y transparencia. Cuándo nos surgen preguntas verdaderas y sinceras somos capaces de responder de la misma manera a las que nos vienen de los otros. Los cálculos egoístas manifiestan nuestros intereses mezquinos y no nos dejan avanzar hacia una humanidad plena y sana. Nuestra crítica, nuestros cuestionamientos de los otros y de Dios, deben buscar mejorar la calidad de vida y de fe. Si criticamos y cuestionamos por envidia, por celos o por molestar y llevar la contraria, no aportamos nada. A Jesús la autoridad le viene de su sinceridad, de su transparencia, de su deseo de servir a los otros de corazón. No tiene nada que ocultar, que ganar o perder. Su único interés es el de ver nuestras necesidades colmadas y nuestra esperanza aumentada. En este tiempo de Adviento pidamos a Jesús que nos ayude a crecer en transparencia, que nos regale su Espíritu de sabiduría para acoger su palabra y su práctica como fuentes de vida en abundancia.