domingo, 25 de enero de 2015

"SE HA CUMPLIDO EL PLAZO"

« El Evangelio de Hoy » :  Mc 1,14-20
Lectura del santo evangelio según san Marcos:
Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: "Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: conviertanse  y crean en el Evangelio." Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo: "Vengan conmigo y los haré pescadores de hombres." Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él. Palabra del Señor.

REFLEXION

Jesús anuncia el cumplimiento del tiempo. Ya es hora de ver la salvación de Dios. Muchas personas cuando escuchamos hablar del fin de los tiempos, nos llenamos de inquietudes y de temores. Pensamos que es tiempo de morir, que todo terminará así. Pero no, Jesús anuncia el fin de la maldad y la necesidad de unirse al bien representado por el Reino de Dios. Todo lo que hace sufrir a la humanidad, todo lo que disminuye la dignidad humana, llega a su fin. Está cerca el Reino de Dios. Es un Reino de amor, hecho de fraternidad, de solidaridad, de justicia y compasión.

Ser cristiano es estar atentos a este momento en el que se realiza la presencia del Reino. Saber descubrir las manifestaciones de Dios en nuestro presente. Pero para poder descubrir el Reino y disfrutar de sus beneficios hay que cambiar, convertirse. Si el Reino de Dios es el final de lo que maltrata la vida, tengo que asumir un comportamiento dador de vida. Por eso el anuncio de Jesús suena urgente : "Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: conviértanse  y créan en el Evangelio." El Reino es una Gracia de Dios, pero también es una tarea para nosotros, una exigencia de cambio radical. Por eso Jesús comienza inmediatamente a buscar colaboradores para que le acompañen en su tarea de anunciar y testimoniar el Reino de Dios. Los primeros discípulos escucharon la Buena Noticia y fueron llamados a asociarse a la tarea de Jesús. El evangelio marcó sus vidas y debe también marcar la nuestra.

sábado, 24 de enero de 2015

"DECÍAN QUE NO ESTABA EN SUS CABALES"

"El Evangelio de hoy"  Mc 3,20-21
Lectura del santo evangelio según san Marcos:
En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales.
Palabra del Señor

Reflexión
"Seamos realistas, pidamos lo imposible", es una expresión provocativa lanzada en la primavera francesa de mayo de 1968, con las manifestaciones estudiantiles que estremecieron la conciencia del mundo. La recordamos de tiempo en tiempo, cuando la situación misma nos exige soñar, indignarnos, pedir más de esta realidad que se vuelve contra la vida. 
Que bien le hubiera ido a Jesús, con los resultados de la "primavera de Galilea", si fuera el joven judío más, piadoso, atractivo para las masas, estandarte del poder político religioso que tenía bien organizado el orden, las normas, el culto, todo el entramado del Dios todopoderoso que premia al bueno y castiga al malo.
Pero Jesús era muy humano, muy profeta, muy Hijo de Dios. Y, como luego anunciara Pablo, "los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría" mientras se proclama la "locura" de la Cruz.
Habría que saber todo lo que se dice de Jesús. Especialmente cuando estamos tan preocupados por lo que se dice de nosotros y pretendemos ser razonables, políticamente correctos, saludados y respetados incluso por quienes no saludan ni respetan a los "insignificantes".
Los gestos de Jesús, su manera de comportarse ante las "autoridades" y ante los sencillos y desamparados, son una locura en un mundo que establece los grados de razonabilidad y comportamiento. La fe cristiana tiene que aceptar con gozo el rechazo y la persecución, hasta de los suyos, cuando se trata de ir más allá, de superar los límites del buen decir y el buen hacer. 

viernes, 23 de enero de 2015

A LOS DOCE LOS HIZO SUS COMPAñEROS

« El Evangelio de Hoy »  Mc 3,13-19
 
Lectura del santo evangelio según san Marcos:
 
En aquel tiempo, Jesús, mientras subía a la montaña, fue llamando a los que él quiso, y se fueron con él. A doce los hizo sus compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios. Así constituyó el grupo de los Doce: Simón, a quien dio el sobrenombre de Pedro, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, a quienes dio el sobrenombre de Boanerges -Los Truenos-, Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Celotes y Judas Iscariote, que lo entregó. Palabra del Senor.
 
REFLEXIÓN
 
Leemos el texto de la elección de los 12 Apóstoles por parte de Jesús. Jesús los elige mientras suben a la montaña. Ahí comenzó una gran historia de amor, de compromiso  y colaboracion entre Jesús y sus discípulos. Estos vivirán con Jesús y aprenderán con él a responder  con el  corazón a escuchar la voz de Dios y  las necesidades de la gente. Hoy somos dichosos de contar con médicos, instalaciones  hospitalarias y medicamentos casi para todas las enfermedades; pero en el tiempo en el que se nos narra este evangelio, los médicos eran pocos y rudimentarios. Los doce son « enviaos a predicar con poder para expulsar demonios »  Lo que falta hoy es más equidad en el acceso a los cuidados médicos y una  regulación adecuada a los precios de los medicamentos. La gente anda detrás de Jesús buscando mejorías de sus miserias y la curación de sus enfermedades. ¿Cuáles son hoy nuestras precariedades? No tengamos miedo de ir a Jesús por medio de la oración, él tiene palabras y acciones de vida eterna. Dejémonos ayudar y ayudemos nosotros también a los demás. La vocación humana y cristiana es la de aportar mejorías, alegría, Buena Noticia.